Seguidores

Buscar este blog

Cargando...

martes, 27 de octubre de 2009

Retazos de Historia: Tarjeta de abastecimiento de 1.948

Estos documentos los he encontrado en una carpeta que mi madre Ángeles Garrido Garrido tenía guardada con documentos suyos, y me llamó la atención la existencia de estas tarjetas de abastecimiento de la época de la postguerra española de 1.948, la cual muchos de nosotros no hemos conocido.

Una de ellas está a nombre de su madre (Mi abuela materna), María Garrido López:
Imágenes de MA 



 

Y la otra a nombre de mi madre, Ángeles Garrido Garrido:


 

Gracias amigos por dejar vuestros comentarios.

11 comentarios:

  1. Querida María de los Angeles, algo se produjo dentro de mi al ver estos documentos.
    Yo practico y trabajo en Constelaciones Familiares, lo sabes, y ésto me imagino cómo te hizo ir a tus ancestros sin ni siquiera proponértelo.....
    Tú, al igual que yo, tenemos nuestra historia familiar, donde existe UN ALMA FAMILIAR...como en toda familia. Que resguarda las órdenes del amor.... que todos sean vistos, que cada uno ocupe SU LUGAR, que los abortos, seán los que sean, sean recordados y tengan su lugar dentro de la familia, donde los que llegaron ANTES merecen el respeto y nosotros saber honrarlos.

    Mira tú todo lo que me provocó a mi esta entrada,.... me imagino a tí...que estás involucrada con tu madre y tu abuela.

    Bendiciones mujer!!

    Gracias por todo lo que veo y me muestras!

    Ali

    ResponderEliminar
  2. Pues en mi ciudad han vuelto a entregar tarjetas de abastecimiento para gente muy necesitada. La situación actual es distinta, pues esa tarjeta antigua era más de racionamiento al carecer de alimentos, pero no deja de ser igual de lamentable.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo y las conservo aun de mi abuela,esta a nombre de mi abuela, mi abuelo mi tio y mi padre,y algunas mas, que las compararia que no se por que estan.
    Segun dice el compañero hoy en dia estan los economatos sociales,difernte pero parecido
    Besos

    ResponderEliminar
  4. María de los Ángeles...

    Alguien, no recuerdo bien quien, ya me habia contado de la existencia de estos documentos que regían por decreto en aquellas épocas de la España de facto.

    Naciones como Cuba aun conservan y mantienen viva esta forma inexplicable de racionar las vivencias de la mesa de una casa.

    Mi cuñada es cubana y cuando te cuenta los limites que tiene esa cartilla se te cae el alma al piso... Que terribles que son los dictadores !!!

    Muy bien amiga mía, que sepas que siempre están todos vosotros en la mente y el corazon nuestro con la vigencia que solo la pura amistad otorga.

    Un cariño.
    Carlos Hugo Becerra

    ResponderEliminar
  5. Hola Ali, cuando encontre este documento me recordo el cariño tan grande que nos teníamos las dos, mi abuela Maria y yo, pues la queria como a mi madre, tanto fue como
    un encuentro con el pasado hermoso que me ofrecio en cariño y amor, junto con el amor de mi madre pues vivamos juntas en la misma casa con toda la familia, mis abuelos, mis padres y nosotros, siendo yo hija de familia numerosa, la mayor de 8 hermanos, todos bajo un mismo techo con recuerdos muy buenos e inolvidables.

    Ella me enseño muchas cosas buenas, que no he olvidado nunca, me emocione al ver el documento, y decidí hacer el post en su recuerdo.

    Un abrazo de MA con cariño desde Granada.

    ResponderEliminar
  6. Logan y Lory , en los tiempos que corren , hay muchas personas en circunstancias difíciles y duras y esto es debido a la fuerte crisis que estamos pasando todos y los mas desfavorecidos , están en desventajas como pasa siempre en el mundo en que vivimos . Gracias por vuestro comentario y visita , un abrazo de MA .

    ResponderEliminar
  7. Mar, es cierto que los economatos , hacen una función similar hoy día . Seguro que este documento de abastecimiento antiguo lo tienen todavía muchas personas en su poder ,de sus familias de una época dificil y dura de nuestra España querida .´Un abrazo de MA.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Carlos gracias por tu información, sobre lo que me escribes en el cometario de este posts, sobre el racionamiento de Cuba,lo deben de pasar muy mal las familias afectadas por esta forma de abastecimiento, en los tiempos en que vivimos y además, teniendo familia que lo esta padeciendo en sus piel ,es muy duro .Un abrazo grande de amistad y cariño para Isabel y para ti amigo de la MA familia .

    ResponderEliminar
  9. Hola MA, perdona mi atrevimiento por dejarte este trocito de la historia de la Cartilla de Racionamiento.
    Aparece en los años 40 debido a la guerra, la política de Franco y al aislamiento internacional de los países hacia España. Escaseaban los alimentos y el gobierno decidió controlar los alimento básicos más escasos (azúcar, arroz, aceite, pan....) asignándole una cantidad a cada persona que debían de recoger con esta cartilla que era personal como el DNI. Fue suprimida en el año 1952, así que tiene aparte del valor tan sentimental que le tienes, un valor histórico.

    No te imaginas lo que ha desencadenado al leer tu respuesta a Ali.
    Espero tus post. Besos

    ResponderEliminar
  10. JMC gracias por comentar en este post tan especial para mi . Besos de tu querida MA .

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    Qué emoción. Gracias por compartir esta imagen. Yo había oído sobre la cartilla y tal vez si no hubiera existido, yo ni habría nacido!
    Mi abuelo vino a la Argentina a los 16 años. En 1951 volvió con su familia a España con la intención de quedarse porque acá Perón cerró La Prensa, el diario donde trabajaba. La cuestión es que, cuenta mi padre, ni bien llegó le entregaron la cartilla de racionamiento, cosa que le entristeció y preocupó tanto como para volver a los pocos meses a Argentina y no regresar nunca más. Dice mi papá, que tenía entonces 15 años, que como mi abuelo no fumaba cambiaba el tabaco asignado por café con los amigos. Es verdad que a los pocos meses del regreso de mi abuelo la cosa mejoró en España. Cosas del destino.
    Bueno, otros tiempos...
    Saludos desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar