Seguidores

Buscar este blog

Cargando...

viernes, 25 de septiembre de 2009

Pedro Antonio de Alarcón y Ariza, novelista de la corriente realista


Pedro Antonio de Alarcón y Ariza, nació en Guadix (Granada), 10 de marzo de 1.833 y murió en Valdemoro (Madrid) el 19 de julio de 1.891), fue un novelista español que perteneció al movimiento realista. Es uno de los más destacados autores de este movimiento y uno de los artífices del fin de la prosa romántica.

Pedro Antonio de Alarcón tuvo una intensa vida ideológica; como sus personajes, evolucionó de las ideas liberales y revolucionarias a posiciones más tradicionalistas. Aunque su familia provenía de hidalgos era más bien humilde, aunque pudo estudiar Derecho en la Universidad de Granada, carrera que abandonó pronto para iniciarse en la eclesiástica, aunque tampoco le satisfizo y abandonó en 1.853 para irse a Cádiz, donde fundó El Eco de Occidente, junto a Torcuato Tárrago e iniciando su carrera periodística en la dirección de este periódico.

Alarcón escribía desde su adolescencia, citándose a don Isidro Cepero como el instigador principal de su inquietud literaria. Su primera obra narrativa, El final de Norma, fue compuesta a los 18 años y publicada en 1.855. Sus inquietudes le llevaron a integrarse en el grupo que se llamó la Cuerda granadina.

En 1.854 se fue a Madrid, molesto con el entorno reaccionario de Granada. Donde creó un periódico satírico, El látigo, que también dirige, de cierto éxito, con ideología antimonárquica, republicana y revolucionaria. Era un claro heredero de su experiencia en El eco de Occidente.

En 1.857, escribe El hijo pródigo, drama de gran éxito. Más tarde interviene como periodista en la guerra de África, la cual relató en una serie de artículos, que se recogieron bajo el título de Diario de un testigo de la guerra de África, en 1.859; este libro es especialmente apreciado por su gran y prolija descripción de la vida militar.

Más adelante cultivó la literatura de viajes, contando en diversos artículos sus viajes por Italia (recogidos en De Madrid a Nápoles, 1.861) y su Granada natal (La Alpujarra, 1.873), en los que el realismo de las descripciones contrasta con la ilusión de una prosa que narra lo cercano y desconocido. Estos artículos rebasan el interés meramente periodístico, constituyendo un ejemplo para toda la literatura de viajes posterior.

En 1.865 se casó con Paulina Contreras Reyes en Granada. Como integrante de la Unión Liberal ostentó diversos cargos, siendo el más importante el de consejero de estado con Alfonso XII, en 1.875, siendo también diputado, senador y embajador en Noruega y Suecia. Además fue académico de la Real Academia de la Lengua desde 1.877. Hacia 1.887, convencido de que en el camino del realismo lo había dado todo, se condenó al silencio, quizás por influyeron las críticas de sus antiguos correligionarios liberales

Algunas de sus  obras son:
  •  El sombrero de tres picos: novela corta (1874).
  •  Últimos escritos.
  •  El capitán Veneno: novela.
  •  El niño de la Bola (1880).
  •  Historietas nacionales.
  •  La mujer alta: cuento de miedo.
  •  Los ojos negros.
  •  Moros y cristianos.
  •  Narraciones inverosímiles.
  •  Poesías serias y humorísticas
  •  Viajes por España.
  •  El amigo de la muerte: cuento fantástico.
Pedro Antonio de Alarcón fue ante todo un habilísimo narrador: sabe como nadie interesar con una historia; en sus libros la acción nunca decae y, aunque el cronotopo o marco espaciotemporal de sus novelas suele ser de estilo realista, sus personajes son en el fondo románticos; en el curso de su producción novelística se va convirtiendo en un moralista.

Pedro Antonio de Alarcón es otro de los personajes que aparecen en las medallas que he comentado en este post, con este post se termina la colección de Medallas que hizo Francisco Izquierdo en 1.994 para el Periódico Ideal de Granada a todos los que se suscribieron a la colección.

7 comentarios:

  1. Estimada María de lo Ángeles...

    Agradezco tu apoyo y el de toda tu familia, realmente no esperaba estos resultados al ir a Sevilla, pensé que seria una revisión cardiológica mas, pero quede anonadado cuando el jefe del departamento de trasplantes me dijo esa sentencia tan dura. En fin, supongo que ahora habrá que apechugar y retomar la vida esperando levantar el animo. Muchas gracias por la visita al blog, tu siempre sincera presencia, y las palabras de animo.

    Con afecto.
    Carlos Hugo Becerra

    ResponderEliminar
  2. Mi querido amigo Carlos , ya sabes que aqui en Granada tienes una familia amiga para lo que necesites en estos dificiles y duras circustancias que estas pasando a la espera de un corazón compatible , apesar de la sentencia tan dura que nos ha dejado tristes a todos. No pierdas la esperanza y el anímo desde Inglatera Ángel te envia cariños y mi madre desde Almeria donde esta pasando unos dias de vacaciones con mi hermano . A pesar de todo no dejes de postear en tu blog para todos los amigos que entramos a leerte eso te anímara y te sentiras mejor .Besos y cuidaros los dos MA.

    ResponderEliminar
  3. Mardelibertad gracias a ti amiga .MA.

    ResponderEliminar
  4. Pedro Antonio Joaquín Melitón de Alarcón y Ariza, todo un personaje mi querida amiga.

    El tipo se inicio con mucha suerte, y la historia de la literatura lo ha transformado en un hito emblemático.

    Se dice que sin mostrar interés en explicar el porqué de la pregnancia emanante de la narrativa alarconiana, los críticos parecen obsesionados con el execrable cambio ideológico del autor, condenando así casi toda su obra con una actitud que, paradójicamente, no está muy lejos de la postura criticada.

    Para muchos literátas, mi amiga María de los Ángeles, Don Alarcón resulta ser un escritor de segundo orden que, en feliz arranque, concibió y llevó a cabo el Sombrero de tres picos, y poco mas.

    Mas investigando he hallado una obra de el titulada "SOY, TENGO, Y QUIERO" que te voy a dejar aquí pues me gusto mucho:


    Soy, tengo y quiero
    de Pedro Antonio Alarcón


    "Yo gusto de los poetas que no tienen un cuarto.

    De las niñas pálidas y bellas que montan sobre su nariz unos aristocráticos quevedos.

    De las tardes de otoño si hubo tormenta por la mañana.

    Y de una ópera de Bellini oída desde el paraíso del teatro Real.

    Pues este paraíso, como todos los prometidos en las religiones de que me acuerdo, es el consuelo de los pobres.

    Y las tardes de otoño recuerdan al hombre y la muerte.

    Y las niñas con anteojos son muy coquetas.

    Y la pobreza pone al genio en su carro de dios terrenal.

    Divinidad, coquetismo, muerte y consolación y demás cosas mencionadas que soy, tengo y quiero.





    MA, muy realista la obra, y quizás cercana a la óptica actual de muchos escritores.

    Amiga, te dejo un océano de cariño, plagado en exoticas aves de afecto, lleno de millones de peces de ternura, y con un precioso horizonte de amistad, para ti y toda tu bella familia.


    Carlos Hugo Becerra

    ResponderEliminar
  5. Carlos a veces los críticos ensalzan o alaban más a unos autores que a otros, por afinidad, intereses,... Esa es mi opinión. Bonita obra de este autor granadino que dejas en mi blog, no la conocía...

    Muchos afectos de toda mi familia para ti e Isabel .MA.

    ResponderEliminar
  6. Me apasiona Pedro Antonio de Alarcón (como es más conocido) puedo decir y digo, que he leído todas sus obras y críticas,remilgadas o enaltecedoras aparte, era un gran escritor,me apasiona su narrativa, tanto lo que contaba como su magnífica forma de hacerlo.

    Saludos

    ResponderEliminar